Para ver las imágenes:

La intensión de este trabajo es observar y comparar a la Guadalajara de "Ayer y Hoy" y mostrar como la ciudad se ha transformado. Cómo de ser una ciudad provinciana se ha convertido en una urbe en el que desaparecieron barrios y edificios de gran belleza. Es únicamente una muestra de lo que no nos tocó vivir, y para que los jóvenes de hoy conozcan, cuando menos en fotografía, algunas escenas de lo que nostalgicamente algunos recordamos de la tranquilidad de sus barrios de mediados del siglo XX.

viernes, 3 de mayo de 2013

PALACIO DEL ARZOBISPADO HOY AYUNTAMIENTO DE GUADALAJARA

 
 
El clero tuvo posesión de este inmueble hasta 1860 cuando lo ocupó el Ejército Liberal, después el gobernador y comandante militar del Estado, general Pedro Ogazón puso en vigor la Ley de Nacionalización de Bienes Eclesiásticos expedida el 12 y 13 de julio de 1859, y en virtud de ésta, pasó el edificio a ser propiedad de la nación. En 1863, durante el gobierno del general José María Arteaga, estuvieron sus oficinas en este Arzobispado, pero con motivo de la aproximación del ejército francés (enero 1864), volvió a ser ocupado el edificio por el clero. Después de muchos problemas, son expulsados en julio de 1914 a la entrada de los revolucionarios a la ciudad al mando del general Alvaro Obregón y el inmueble pasó a las nuevas oficinas del Ayuntamiento.

A finales de los 40 y principios de los 50 fue el inicio de la gran transformación urbana en el centro de nuestra leal ciudad, las obras proyectadas estuvieron a cargo del gobierno del Estado y del Ayuntamiento; estas obras incluían la construcción de un nuevo Palacio Municipal, la Plaza de los Laureles (hoy llamada Guadalajara), la Rotonda de los Hombres Ilustres, los desaparecidos pasajes en la avenida Juárez, la ampliación de calles, avenidas y calzadas, principalmente, la avenida Juárez, 16 de Septiembre y Alcalde, entre otras. Para la erección del nuevo Palacio Municipal, se adquirió el predio que ocupaba el Palacio del Arzobispado, el cual fue afectado en su mayor parte por la ampliación de la avenida Alcalde. El 29 de junio de 1943, el Presidente Manuel Avila Camacho ordenó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público la enajenación en favor del gobierno del Estado de Jalisco, del predio conocido como ex-arzobispado, para ser destinado a la construcción de un edificio para el ayuntamiento. Así que el 23 de agosto de 1948, comenzaron los trabajos de demolición de dicho edificio y concluyeron el 12 de octubre del mismo año; trabajos a cargo del ingeniero Felipe de Jesús Arregui Zepeda.

Guadalajara.net


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada