Para ver las imágenes:

La intensión de este trabajo es observar y comparar a la Guadalajara de "Ayer y Hoy" y mostrar como la ciudad se ha transformado. Cómo de ser una ciudad provinciana se ha convertido en una urbe en el que desaparecieron barrios y edificios de gran belleza. Es únicamente una muestra de lo que no nos tocó vivir, y para que los jóvenes de hoy conozcan, cuando menos en fotografía, algunas escenas de lo que nostalgicamente algunos recordamos de la tranquilidad de sus barrios de mediados del siglo XX.

viernes, 13 de febrero de 2015

TEATRO DEGOLLADO Y TEMPLO DE SAN AGUSTIN



En el centro histórico de Guadalajara, a un costado del Teatro Degollado, se ubica en templo de San Agustín, erigido en 1573 por los Frailes Agustinos.
En 1553 llegó a México la Orden de los Agustinos, la cual se caracterizó por la suntuosidad con que se construyeron sus templos y conventos. Muestra de ellos es el templo de San 
agustín y la actual escuela de música de la Universidad de Guadalajara, ambos, obras arquitectónicas de finales del siglo XVI, ubicados en Guadalajara, Jalisco, México.
Don Jerónimo de Orozco fue uno de los principales apoyos para la fundación del convento de San Agustín, así como de su templo. Se inició la construcción de un templo provicional (primero se hacían templos provisionales y después se sustituían por los definitivos), adjunto a un convento donde pudieran vivir los religiosos; otra ayuda importante para la edificación de un nuevo templo, fueron, Doña María de Guzmán y Fray Antonio de Mendoza.

El edificio fue levantado en 1573 y se fundó como convento, aunque actualmente es la sede de la Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara. En cuanto a su arquitectura, el templo es de una sola nave, sin cruceros, cúpula o bóvedas por aristas que la cubran. Cuenta con una fachada estilo barroco sobrio, ostentando en su portada dos cuerpos; el primero es un arco de medio punto con columnas adosadas de fuste acanalado, el segundo con una ventana de dibujos del siglo XVII. En el altar neoplateresco se encuentran dos esculturas: la de San Agustín y la de su madre Santa Mónica. Conserva su magnífica sacristía y el coro con su sillería. Casi toda la estructura contiene un fuerte sabor del siglo XVII y la mayor parte del interior muestra el espíritu barroco del siglo XVIII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario